cómo hacer una introducción

Paso a paso sobre cómo hacer una introducción

Todo escrito presenta unas características y cada sección también. Para responder a la pregunta ¿Cómo hacer una introducción? Lo primero que debemos hacer es definirla.

Una introducción es la carta de bienvenida por la cual invitas al lector a tener una aproximación de la temática, le das un espacio para que entable lazos entre los conocimientos que ha adquirido, las dudas que tenga frente a la temática y esclarezca cuáles serán los alcances de tu propuesta en su marco de comprensión. La introducción esclarece las partes de tu escrito y, como tal, debe esclarecer el escrito con los pasos que lo constituyen.

Para garantizar que el lector tenga una buena aproximación a la discusión central de tu texto, te presentamos a continuación algunas de las características, partes y recomendaciones que consideramos debes tener presente para desarrollar una buena introducción. Los siguientes tres momentos, antes, durante y después de la escritura de la introducción, te ayudarán para que desarrolles y hagas de esta sección un espacio ameno de comprensión para el público al que va dirigido.

Antes de elaborar una introducción:

Esta parte es crucial para la elaboración de tu introducción. Sabemos que antes de escribir has realizado un abordaje teórico amplio, que cuentas con bastante información y que ponerlo en orden, de manera que tu público no se pierda en la lectura, puede ser una tarea ardua. También tenemos en cuenta que son varios los tipos de escritos que tienen diferente intencionalidad: un discurso, un texto académico, un artículo científico, un cuento, un escrito literario, entre otros.

La forma en cómo hacer una introducción debe ser pensada como la puerta de bienvenida de la temática que vas a abordar. Puede que te parezca compleja su redacción, pero aquí te damos una serie de recomendaciones:

  • Ten en cuenta el tipo de texto que vas a presentar: cuál es su estructura y su extensión. Esto debido a que, con base al tipo de escrito que estés trabajando, la introducción puede variar en su presentación: en algunos casos puede incluir resumen, prefacio, prólogo o agradecimientos.
  • Te recomendamos realizar mapas de información para que no dejes de lado algún aspecto importante de tu escrito.
  • Trata de visualizar el tipo de público al que estará dirigido tu escrito. Cuáles pueden ser sus principales inquietudes y cómo se pueden solventar por medio de tus argumentos; tu escrito tiene la solución.
  • Inspírate en otros escritos, básate en la narrativa de autores o conferencistas para hacer más ameno tu texto. Si tú fueras parte del público ¿Cómo te gustaría que el autor desarrollara el texto?
  • Traza una primera ruta de cómo puedes desarrollar la introducción.

Durante la escritura de la introducción:

Cuando tengas clara una primera ruta de cómo hacer una introducción, estás listo para tomar lápiz y papel e iniciar la escritura del texto. En ocasiones una página en blanco puede asustar o el expresar de manera adecuada la información puede parecer tarea difícil. Aquí te damos una serie de recomendaciones para que las tengas presentes durante la redacción de tu introducción:

  • Una vez esclarecido el público, utiliza un tipo de tono narrativo familiar al campo de conocimiento en el que se encuentra tus aportes. No es lo mismo escribir un texto para una comunidad científica que para una literata. Al público ya le es familiar un tono: conócelo y utilízalo.
  • Aborda la temática de lo general a lo particular, como en el caso de la pirámide invertida: hay un trasfondo donde se sitúa la problemática que le da sentido, un norte, a lo que presentas. Para esto, puedes presentar una descripción del contexto, situación espacio – temporal, que haya influenciado la realización de tu texto, o cómo se ha venido abordando la temática o problemática que desarrollas con el fin de que se esclarezcan los aportes que vas a realizar en el campo de conocimiento.
  • Presenta de manera breve la temática que vas a abordar: lo justo y lo necesario, no te extiendas demasiado, ya tendrás el cuerpo del texto para argumentar y justificar tu idea central. Ten en cuenta lo siguiente: se aconseja que la introducción sea una quinta parte del escrito: si tu artículo tiene 1.000 palabras, la introducción debe ser de 200.
  • Sé ordenado en la presentación de la introducción, de lo contrario, el lector no comprenderá bien tu texto y perderá su atención.

Consejos…

  • Capta la atención de tu lector según sea el tipo de texto que desarrollas y cuál es tu intensión. Te recomendamos usar alguno de los siguientes recursos: pregunta retórica, anécdota personal, relato inesperado o cita. Estos recursos permitirán que el lector sienta tu escrito más próximo, familiar, le sea más interesante se enganche fácilmente.
  • Asegúrate de utilizar el mismo tipo de lenguaje en la introducción y en el resto del escrito, tanto en su tono, como en el registro. Un cambio en el estilo gramatical hará que el lector pierda su atención y el texto pierda credibilidad. Puede que haya muy buenos argumentos, pero sin una buena presentación, perderán su validez.
  • Trata de utilizar un lenguaje simple y concreto. No adornes una oración o des tres vueltas para dar a entender una idea. Entre más concreto seas y menos divagues, será más fácil la comprensión de tus argumentos.
  • No des por sentado que tu lector conoce la temática: aclara los conceptos en una nota al pie de página y evita el uso de conectores similares a “como es sabido”. Si bien tu texto está dirigido a un público, no cierres la posibilidad de que alguien interesado en la temática te lea.
  • Revisa constantemente la información organizada y compárala con la mencionada en la introducción. Recuerda que esta sección es una primera aproximación a la temática y si falta alguna información, se generará un vacío de comprensión.
  • Ten claro el tema que estás tratando. Asegúrate de que los conceptos y categorías están bien definidos y, por su puesto, bien utilizados. Un texto que demuestra seguridad atrapará rápidamente al lector, uno inestable hará que el lector pierda su interés rápidamente y no continúe su lectura.

Después de escribir la introducción:

Ya tienes tu escrito, pero por alguna razón no estás seguro de si la introducción está completa. Escribir no es solo poner en el papel una serie de oraciones, es trazar una ruta, un hilo narrativo que cumpla con las normas mínimas (acentuación, puntuación y ortografía) para garantizar la comprensión de tu escrito.

La tarea aún no acaba, asegúrate de seguir las siguientes recomendaciones para tener tu introducción:

  • Nunca está de más leer dos o tres tus escritos: asegúrate que tenga la estructura apropiada, que el tono y la gramática son correctas, que no dejas vacíos de información y que tu lector quedará atrapado.
  • Corrige los posibles errores de ortografía, acentuación y puntuación. No es lo mismo decir “Pablo Alborán, reina en la música española” que “Pablo Alborán reina en la música española”: en el primer caso, refieren a que Pablo Alborán es una reina, mientras que en la segunda se refiere a que Pablo está triunfando en la música. ¿Cuál de las dos connotaciones quisiste decir?
  • El tema para ti es familiar, pero para los otros no lo sabes: procura que un tercero lea tu escrito y garantice que tu texto en comprensible.
  • Asegúrate que la citación, en caso de usar alguna referencia, es la correcta.

Todo proceso de redacción toma su tiempo y es demandante, por eso te recomendamos redactar la sección y leerla en un período de tiempo posterior a la escritura, puede ser uno o dos días después de redactar. Cuando lo vuelvas a leer, pueden salir a flote errores o correcciones de estilo que no tuviste en cuenta en leídas anteriores y que son necesarias realizar. Por esta razón, te recomendamos que tomes un intervalo de tiempo entre redacción y corrección.

Recomendaciones finales:

Los puntos mencionados anteriormente te ayudarán a conocer la mejor forma de cómo hacer una introducción y lograr que el lector pueda comprender tus ideas de manera adecuada. Sin embargo, te presentamos a continuación una serie de recomendaciones que son necesarias tenerlas presentes antes, durante y después de tu escritura:

  • Asegúrate de leer constantemente las oraciones que redactaste. En ocasiones escribimos dos veces la misma palabra en una frase o no expresamos bien lo que queremos expresar.
  • Busca constantemente los sinónimos de las palabras: usar dos o tres veces la misma palabra en un párrafo corta la fluidez de la lectura.
  • Usa conectores entre los párrafos para dar continuidad, pero no uses siempre los mismos, varíalos: la reiteración distrae al lector en su lectura.
  • Evita oraciones muy extensas: redacta oraciones de máximo tres líneas. Recuerda el uso del punto seguido: un párrafo que solo tiene comas dificulta su lectura y genera que el lector solo espere el punto final para tomar un respiro.
  • Trata de que los párrafos no sean ni muy cortos, ni muy largos. Por lo general, se recomienda redactar párrafos con una extensión mínimo de cinco líneas y máxima de catorce.
  • Ten en cuenta que si bien puedes esclarecer un público tentativo al que va dirigido el texto, los lectores pueden venir desde distintas áreas del conocimiento. Trata de utilizar un lenguaje adecuado que permita la fácil comprensión, tanto de los que están en tu círculo de conocimiento, como de aquellos que se aventuran a conocer más de la temática.
  • La siguiente es una recomendación para la realización de la introducción y de todo el texto: revisa cuáles son las normas con las que debes presentar el texto: tipo de letra, interlineado, medida de las márgenes, tipo de citación, máximo de extensión del escrito, entre otras.

¿Al principio o al final?

Varias son las posturas para la redacción de la introducción: si debe ser la primera parte o la última en ser escrita. Todo depende de tu estilo de redacción, del tiempo que te tomes y con el que cuentas, de la extensión del escrito y de la organización temática que has realizado antes de la escritura. Sin embargo, te recomendamos que esta sección la vayas construyendo a la par del cuerpo del trabajo, cuando ya hayas desarrollado la mayor parte de tu escrito o hayas finalizado la redacción. Esto con el fin de que puedas evaluar si se han mencionado a cabalidad todas las partes del escrito y si la introducción presenta de manera adecuada la información.

Puede que, como primer paso, escribir la introducción te ayude a esclarecer cuál puede ser la ruta en la que presentarás tu escrito, cuáles serán sus apartados y el orden de los argumentos, pero ten en cuenta que al momento de escribir pueden surgir nuevas ideas o maneras de abordar la temática que antes no tenías en previsto y no quedaron plasmados en la introducción que presentas al lector: recuerda, escribir es un proceso y, como tal, se pueden presentar varios cambios.

Si eres consciente de que eres una persona organizada y modificas la introducción conforme redactas el cuerpo del texto, la anterior advertencia puede sonar redundante. Pero, por algún u otro motivo, puedes pasar por alto alguna parte del escrito, tanto si es nueva, como si es

un nuevo abordaje y comprensión de la información. Por esta razón, te recomendamos evaluar constantemente la ruta que trazaste al iniciar la redacción con la redacción final de tu introducción.

¿No sabes cómo empezar?

Si tiene problemas y no tienes ni idea de cómo hacer una introducción de tu proyecto de investigación nosotros te podemos ayudar. en Tesis y Másters contamos con especialistas en todas las áreas académicas, por lo que te aseguramos que te podremos ayudar a desarrollar tu investigación, no sólo la introducción sino el documento completo.

Además de eso contamos con el informe antplagio Turnitin que utilizan las mejores universidades del mundo para garantizar la originalidad del texto. Si necesitas que te ayudemos o te asesoremos sólo tienes que llenar el siguiente formulario y nosotros nos pondremos en contacto contigo.

Formulario
País de procedencia
Fuente de Posible cliente
Nombre*
Email*
Teléfono*
Tipo de Documento
Descripción o comentarios del proyecto
Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, el tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en la  Política de privacidad

Bibliografía:

Fermín, José. Para: Rockcontento.com. Consultado: 22 de marzo de 2021. Disponible en: https://rockcontent.com/es/blog/como-hacer-una-introduccion/.

Máxima Uriarte, Julia. Para: Caracteristicas.co. Consultado: 22 de marzo de 2021. Fuente: https://www.caracteristicas.co/introduccion/#ixzz6q4wIdb2q

Universia PE. Consultado: 22 de marzo de 2021. Fuente: https://www.universia.net/pe/actualidad/orientacion-academica/introduccion-trabajo-importancia-como-escribirla-1124881.html