Pasos para hacer el anteproyecto de investigación

Pasos para redactar el anteproyecto de investigación

Escribir el anteproyecto de investigación es un paso muy importante en la etapa de finalización de cualquier carrera de grado. Se trata de la planificación del trabajo final, que luego será más extenso y desarrollará en detalle la investigación o intervención que será objeto del trabajo final. Básicamente el anteproyecto define el tema, método y marco teórico que va a usarse posteriormente en el trabajo de investigación final.

Para realizarlo es necesario llevar adelante una serie de pasos o etapas de manera de conseguir aprobación para el mismo y luego llevar adelante el último paso en la carrera, que es el desarrollo del trabajo.

Básicamente un anteproyecto tiene la siguiente estructura:

  • Selección del tema.
  • Introducción.
  • Justificación.
  • Definición del problema.
  • Objetivos.
  • Marco teórico.
  • Metodología.
  • Cronograma de actividades y referencias.

Te mostramos como llevar adelante estos pasos, planificándolos en etapas.

Primera etapa del anteproyecto: selección del tema

Lo primero que hay que hacer es seleccionar el tema sobre el que se va a investigar. En esta etapa se plantean preguntas como:

  • ¿Qué quiero investigar?
  • ¿A quiénes?
  • ¿Con qué objeto?
  • ¿Cuáles son las áreas que abarcará mi investigación?
  • ¿En qué período de tiempo se investigará?
  • ¿Dónde o en qué lugares (regiones, localidades) se llevará adelante?

Una vez que esto se defina se estará en condiciones de seleccionar el tema, la introducción, la justificación y la definición del problema. Te contamos en qué consisten cada uno de estos pasos.

La introducción es una parte importante del anteproyecto porque presenta básicamente de qué se trata el trabajo, qué se investigará a futuro, qué pregunta de investigación se pretende responder, planteando también una justificación de por qué se eligió este tema y por qué es importante investigarlo. También se incluye, en el caso de que la hubiera, el enfoque teórico que se va a adoptar y se explicitan los objetivos del trabajo. De manera sintética se incluye una narración de los procedimientos y métodos que van a llevarse adelante cuando se recolecten los datos y se procese la información. Para tener en cuenta, entonces, los elementos que se deben mencionar en una investigación son:

Temática a investigar

  1. Panorama del problema: ¿Por qué es importante? ¿Qué perspectiva teórica se adopta o a qué enfoque se adhiere?
    Motivos que llevaron a investigar el tema.
  2. Las fuentes de información que tendrá el estudio.
  3. Una breve descripción de la metodología (ya que se desarrolla luego en un apartado específico).

Acerca de la definición del problema y los objetivos

cómo hacer un anteproyecto

 

Cuando se define el problema de investigación es necesario que se tengan en cuenta algunos aspectos claves ya que de ello dependerá el modo en que se vayan a plantear los objetivos luego. Para definir el problema primero se deben buscar antecedentes e historia de la problemática, de manera de evidenciar por qué es importante y por qué se considera un problema. Es necesario recordar que se debe delimitar en un tiempo y un espacio específicos.

 

Por ejemplo, una incorrecta delimitación de un problema sería el siguiente: “¿Cuáles son las estrategias y metodologías usadas en tiempos de pandemia?”. Este problema es incorrecto porque no delimita ni concreta a un tiempo, población o espacio específico la situación.

 

En su lugar, una correcta formulación sería: ¿Cuáles son las metodologías didácticas que usaron los profesores de nivel primario en el Municipio de Aguablanca durante el período lectivo 2020?

 

Desde allí pueden definirse diferentes preguntas de investigación. Las cuales a veces se requieren por parte de la institución donde debe presentarse el trabajo, pero a veces no se solicitan de manera específica. Sin embargo, son importantes porque luego nos permiten definir los objetivos.

Siguiendo con el problema anterior, podemos realizar las siguientes preguntas:

¿Qué tipo de metodologías existen? ¿Cuáles fueron implementadas en pandemia? y los tipos de estrategia que se usan a nivel primario. Estas son algunas que sirven al ejemplo pero que, de acuerdo al enfoque, seguramente variarán.

Una vez definidas las preguntas y el problema ya se pueden indicar los objetivos de la investigación que sirven como guía y orientación. Ya que brindan un panorama acerca de dónde irá el trabajo realizado y los resultados que se esperan obtener.

Los objetivos se dividen en: generales y específicos:

  • Generales: indican qué se pretende lograr, de manera abstracta y general, a partir de la puesta en práctica de la investigación.
  • Específicos:  en cambio deben ser concretos, medibles y mensurables y tienden a especificar el objetivo general

Un proyecto de investigación debe tener, en la medida de lo posible, sólo un objetivo general y alrededor de tres objetivos específicos.

¿Cómo se redactan los objetivos?

Se inicia siempre con un verbo en infinitivo: describir, determinar, analizar.  Luego, se indica el objeto y la finalidad. Por ejemplo: “Describir las estrategias pedagógicas implementadas por los docentes del Municipio de Aguablanca durante el período de pandemia 2020”.

Los verbos de uso para los objetivos generales son algunos de los siguientes: describir, analizar, conocer, explorar, demostrar, evaluar, explicar. El uso de alguno de estos objetivos dependerá del tipo de investigación que se elija. Por ejemplo, para una investigación de tipo exploratoria lo ideal es el uso del objetivo “conocer” o “explorar”. Una vez que se tienen definidos estos elementos se puede pasar a la siguiente etapa.

Segunda etapa del anteproyecto: buscando fuentes de información y definiendo la metodología

anteproyecto-de-investigación

 

En todo anteproyecto de investigación es necesario buscar fuentes de investigación sobre el problema. Para ello se hará una profunda búsqueda bibliográfica para conocer en qué estado está la cuestión, qué desarrollo y avances hay al respecto, qué tipo de estudios se refieren al problema. Estos trabajos deben estar publicados en sitios confiables.

¿Dónde buscar información confiable?

Para buscar información hay muchos buscadores académicos que se usan para recopilarla. Estas deben ser fiables y reconocidas por el mundo científico, como por ejemplo, Google Académico o Redalyc.org. Debes evitar usar buscadores de uso común o poco confiables. Recuerda que, cualquiera sea el nivel, estás desarrollando un trabajo académico.

En esta parte se indica el estado de la cuestión, es decir, cuáles son los antecedentes y estudios realizados sobre el tema. Por lo general se usan estudios de no más de cinco o diez años de publicación, salvo que se indique algo en contrario por parte de la institución donde se presentará el trabajo. La descripción de los antecedentes debe hacerse de manera narrativa y respetando el uso de normas APA u otra normativa que se haya especificado (como normas Chicago o Vancouver).

También se hace un breve recorrido teórico (ya que el desarrollo teórico se hará luego, una vez aprobado el anteproyecto, en el proyecto de investigación). En estos se mencionan conceptos claves que se abordarán en el trabajo y delimitan teóricamente el eje del estudio de investigación. Una vez hecho esto se pasa a la definición de la metodología.

La metodología de un proyecto expresa el tipo de investigación que se llevará a cabo, qué procedimientos y métodos se usarán para concretar luego el proyecto de investigación. Se debe definir el tipo de estudio y el nivel que tendrá.

Metodología: cuantitativa vs. cualitativa

Los estudios pueden estar enmarcados en un paradigma cuantitativo o cualitativo. Su elección depende del enfoque que se le quiere dar a la investigación. En los estudios cuantitativos se analizan datos sobre variables y de manera cuantitativa. Los estudios cualitativos buscan explicar fenómenos por medio de la interpretación y evaluación de datos que se obtienen cualitativamente (por medio de entrevistas, por ejemplo).

Podemos encontrar tres tipos de estudio:

  • Descriptivos: tienen como objetivo describir un fenómeno o situación
  • Exploratorios: estudian sobre temas poco conocidos o poco investigados.
  • Explicativos: explican el porqué de tales hechos a partir de establecer relaciones de causa y efecto.

Además de definir el tipo de estudio es necesario incluir las variables o categorías del estudio, la población sobre la que se realizará, el universo y la muestra delimitada de sujetos acerca del cual versará el proyecto.

Cuando se definen todos estos elementos, el anteproyecto se encuentra casi finalizado y ya se puede pasar a la siguiente etapa.

Cuarta etapa del anteproyecto: incluir un cronograma y las referencias bibliográficas

 

Uno de los últimos pasos es incluir un cronograma de trabajo que delimite qué se hará y en qué tiempos. Esto es fundamental para organizar la investigación y brinda al evaluador un panorama de cómo se va a desarrollar el trabajo en el tiempo.

Finalmente, se incluye un apartado con las referencias bibliográficas utilizadas. Se recomienda siempre usar las normas APA para incluir todo el material que se mencionó a lo largo del anteproyecto.

Quinta etapa: aspectos formales

En esta última etapa lo importante es chequear que se encuentren presentes todos los elementos e incluir un índice al inicio que detalle cada elemento del anteproyecto. Además, se recomienda realizar varias lecturas del mismo de manera de chequear que todo tiene coherencia y sentido. Siempre puedes acudir a sitios especializados que pueden orientarte y brindarte un amplio servicio de apoyo, corrección y revisión de tu anteproyecto.

¿Necesitas ayuda con tu proyecto de investigación?

En Tesis y Másters estamos para ayudarte, contamos con un equipo de expertos para todas las áreas. Realizamos monografías, ensayos, artículos y otros trabajos de complejidad académica como tesis de grado, maestría y doctorado. Lo hacemos de manera parcial o completa adaptándonos siempre a tu calendario. Garantizamos la autoría de todo el material que elaboramos ya que contamos con Turnitin uno de los mejores sistemas antiplagio.

Solicita un presupuesto sin compromiso, rellena el formulario y un asesor académico te contactará en menos de 24 hs.

Formulario
País de procedencia
Fuente de Posible cliente
Nombre*
Email*
Teléfono*
Tipo de Documento
Descripción o comentarios del proyecto
Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, el tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en la  Política de privacidad